You are currently browsing the category archive for the ‘En Español’ category.

Lea el artículo completo a continuación. Y visita https://cantaroinstitute.org/.

I. Dios desde la eternidad, por el sabio y santo consejo de su voluntad, ordeno libre e inalterablemente todo lo que sucede. (1) Sin embargo, lo hizo de tal manera, que Dios ni es autor del pecado (2), ni hace violencia al libre albedrío de sus criaturas, ni quita la libertad ni contingencia de las causas secundarias, sino más bien las establece. (3)
1. Efesios 1:11; Romanos 11:33, 9:15,18; Hebreos 6:17.
2. Santiago 1:13,17; 1 Juan 1:5.
3. Hechos 2:23; 4:27-28; Mateo 17:12; Juan 19:11; Proverbios 16:33.

II. Aunque Dios sabe todo lo que puede suceder en toda clase de supuestas condiciones, (1) sin embargo, nada decreto porque lo preveía como futuro o como cosa que sucedería en circunstancias dadas. (2)
1. Hechos 15:18; 1 Samuel 23:11-12; Mateo 11:21,23.
2. Romanos 9:11,13,16,18.

III. Por el decreto de Dios, para la manifestación de su propia gloria, algunos hombres y ángeles (1) son predestinados a vida eterna, y otros preordenados a muerte eterna. (2)
1. 1 Timoteo 5:21; Mateo 25:41.
2. Romanos 9:22-23; Efesios 1:5-6; Proverbios 16:4.

Read the rest of this entry »

Así dice el apóstol Santiago (Santiago 5:13). Así también adoraban al Señor todos los puritanos de Nueva

Inglaterra en sus reuniones de iglesia del día del Señor, cantando salmos a capella de versiones métricas y rimadas del salterio. Esta era la adoración antigua de nuestros antepasados piadosos, la cual creían que era una ordenanza del Nuevo Testamento.

Con el fin de despertar entre los cristianos de Nueva Inglaterra la práctica de cantar los salmos, estamos ofreciendo copias gratuitas de Los salmos métricos de David (1650) a las que respondan desde cualquier lugar de Nueva Inglaterra. Si desea intentar cantar los salmos, intente unirse aquí. Para obtener una de estas copias gratuitas, escríbame a: mjives dot refparish at gmail dot com. Incluya su dirección, y se lo enviaremos por correo.

Considere cómo Juan Calvino recomienda el cantar salmos en su prefacio al salterio de Ginebra de 1543:«Por tanto, ¿qué se ha de hacer? Pues tener canciones no solamente honestas, sino también santas, las cuales nos sean como aguijones para incitarnos a orar y alabar a Dios, a meditar en sus obras, a fin de amarlo, temerlo, honrarlo y glorificarlo. Mas esto que dices. Agustín es cierto, que nadie puede cantar nada digno de Dios, sino lo que ha recibido de Él. Por lo cual, cuando hayamos andado por todas partes par buscar aquí y allá, no encontraremos mejores canciones ni más apropiadas que los Salmos de David; los cuales el Espíritu Santo le dictó e hizo. Y por consiguiente, cuando los cantamos, estamos seguros que Dios nos pone en la boca las palabras, como si Él mismo cantara en nosotros, para exaltar Su gloria. Por lo cual, Crisóstomo exhorta tanto a hombres como a mujeres y niños pequeños, a que se acostumbren a cantarlos, a fin de que esto sea una meditación para asociarse a la compañía de los ángeles.»

linktr.ee/prcofri

Creo que cuando las personas miran el bautismo, tienen una comprensión limitada de por qué Jesús ordenó que bauticemos a Sus discípulos. La mayoría de las personas probablemente asocian el agua con la limpieza, que es una conexión precisa dado el mensaje del profeta Ezequiel de que Dios rociaría agua sobre Su pueblo (Ez. 36:25). La limpieza del pecado, sin embargo, es solo un elemento en el significado e importancia del bautismo.

Lea más aquí, por J. V. Fesko.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 44 other followers

Follow on WordPress.com