“El mundo es como un gran fuego, si alguno con frio no se acerca demasiado, le calienta y le consuela; mas si entra en su medio, le quema.  Los que se sujetan casualmente del mundo, y se alejan a la distancia apropiada, son beneficiados por la misma; pero los que se arrojan en su medio, son consumidos, y perdidos para siempre.”

-Samuel Rutherford (1600-1661)