“Y acontecio en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Beth-lehem de Judá, fué á peregrinar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos” (Rut 1:1).

Se pregunto una vez, “Acaso puede salir cosa buena de Nazaret?” Asi de la misma manera, se puede preguntar, acaso puede salir bien de dias tan obscuros y malos los dias “cuando reinaban los jueces?” Despues de todo, aunque la edad de los Jueces fue marcada por victorias heroicas de la parte debil y actos de fuerza sobrehumana, aun eran espiritual y moralmente retrazados. Los dias de los jueces eran dias en que “no habia rey en Israel,” y cuando “cada hombre hizo lo correcto en sus ojos.” Eran dias de idolatria grosera, de guerra civil entre tribus, dias de invacion y ocupacion extranjera, y de abominaciones morales escandalosas. Pero en esos dias, hubo un gran cuento, el relato de Rut. Despues de el Libro de los Jueces sigue esta pequna, preciosa perla, el Libro de Rut. Como un diamante brillando entre lo aspero.

Realmente, es la respuesta al libro de Jueces! “Donde abundo el pecado, abundo mucho mas la gracia.” Aunque Israel habia descendido tan bajo, Dios intervino. Por medio de Rut la Moabita, conversa inesperada al Dios de Abraham, Dios restauro vida. El revivio una familia a la orilla de la extinccion. Y establecio la casa de la cual vino David—y el cimiente de David, el Senor Jesucristo!

Acaso puede salir bien de tiempos tan malos? “Ven y mira.”